Servir a YHWH el Elohim de Israel

[Matitiyahu / Mateo: 9; 37-38] “Entonces Yeshua dijo a sus Talmidim: La cosecha es mucha pero los labradores pocos. Rueguen, pues, al dueño de la cosecha que envíe labradores a su cosecha.”

Mientras los Israelitas se dirigen a la Tierra Prometida, tenemos un panorama de lo importante que ellos significan para YHVH ELOHIM que ahora sirven. YHVH quiere que ellos sigan sus “Mitzvot” [mandamientos] porque al hacerlo, ellos serán bendecidos. Él los instruye para que destruyan todo lo que es vil, no mezclándose con nada que sea impuro o pagano, y no sirviendo a otros dioses como lo habían hecho en Egipto.

Leamos las siguientes lecturas de la Toráh:

[Devarim / Deuteronomio: 7; 3-4] “No te casarás con ellos dando tus hijas a los hijos de ellos, ni tomando las hijas de ellos para tus hijos, no sea que aparten a tus hijos de mi para rendir culto a otros dioses, de modo que la ira de YHVH se encienda contra ustedes y los destruya instantáneamente.”

[Devarim / Deuteronomio: 7; 16] “Exterminarás a todos los pueblos que YHVH tu Elohim te entregue. Tu ojo no les tendrá compasión ni rendirás culto a sus dioses, porque serían un lazo para ti.”

[Shemot / Éxodo: 8; 1] “Entonces YHVH dijo a Moshe: Vé ante el faraón, y dile: Así dice YHVH: deja que mi pueblo vaya a rendirme culto.”

“SERVIR AL ELOHIM YISRAEL” ¿Qué significaba? y ¿Qué significa hoy día?

     A través de todas las Sagradas Escrituras, YHVH nos dice que debemos servirle sólo a Él. ¿Pero qué es lo que realmente significa la palabra “servir”? La mayoría de nosotros somos occidentales con una mentalidad occidental, y no somos capaces de examinar el texto Hebreo original de las Sagradas Escrituras. Con frecuencia es muy difícil para nosotros comprender totalmente lo que YHVH está tratando de transmitirnos cuando leemos las traducciones en español, inglés u otro idioma. Hasta que no empecemos a interiorizar en el pensamiento “Hebreo Antiguo”, nunca seremos capaces de extraer de las Sagradas Escrituras todo lo que YHVH quiere que recibamos.

Cuando estudie la Toráh y los Escritos Nazarenos, estúdiela desde la perspectiva “Hebrea” y las Sagradas Escrituras tomarán vida y usted la podrá entender. Conozcamos el significado de la palabra “SERVIR” en el “Hebreo Antiguo” y notará lo que quiero decir.

Veamos el significado de la Palabra “SERVIR”:

La palabra Hebrea para “servir” es “abad” y significa: trabajar en todo sentido, servir, arar, cultivar, esclavizar, adorar, culto, desempeñar, ejercer, esclava, honrar, librador, labrar, ministrar, prestar, servidumbre, siervo, sujetar, trabajador, trabajar. La primera vez que es usada es en:

[Bereshit / Génesis: 2; 5] “y todos los árboles del campo, cuando todavía no existían en la Tierra, y toda hierba del campo cuando aún no había brotado, porque YHVH Elohim todavía no hacía llover sobre la superficie de la tierra, y tampoco había hombre que labrara la tierra”

La primera vez que la palabra “abad” es usada en la Torá es en conexión con labrar la tierra. La primera vez que una palabra es usada nos da la intención del significado original. De manera que “servir” significa “labrar”, es una palabra que denota acción. Cuando servimos a YHVH, estamos labrando para Él, ayudándole a Él a cultivar la tierra, y asistiéndole en su campo. En Hebreo “servir” significa entre otras cosas: cultivar la tierra, esclavizar, trabajar y aún adorar o rendir culto. Si nosotros estamos realmente sirviendo a YHVH, entonces nosotros estamos en sus campos haciendo lo que podamos para asistir al Dueño para que tenga una cosecha exitosa.

     ¿Entiende lo que es “servir”?. Usted puede ver que un buen “servidor” es uno que sirve a su “Maestro” hasta la tierra y que está enfocado en la cosecha. Esto es lo que realmente significa ser un “adorador”. La palabra Hebrea para “adoración” es “shakjá” y significa: postrarse, adorar, arrodillarse, bajar, culto, dar culto, encorvarse, humillarse, inclinarse, postrar, rendir, reverencia. Cuando usted está plantando y trabajando en la tierra, usted dobla sus rodillas para plantar o para podar. Todo se relaciona con este concepto de trabajar la tierra. 

Echémosle un vistazo al “Paleo pictográfico original” para comprender el significado en Hebreo de la palabra “abad”. Se deletrea: Ayin “ע”, Bet “ב”, Dalet “ד”. “Ayin” se pronuncia así como se escribe, era originalmente una figura de un ojo y significa: ver, ver dentro, ojo, percepción, revelación o intuición. “Bet” era una casa, y “Dalet” era una puerta, o una puerta abierta. Cuando usted pone todo esto junto, 4.000 años atrás, “servir” significaba: “Ver y mirar dentro de la casa abriendo la puerta”. En otras palabras, servir a YHVH es físicamente “Abrir la puerta de su casa y ver con atención adentro” Para servir a YHVH y entrar en su casa usted debe primero venir a través de Yeshua, porque fue Yeshua quien proclamó ser la puerta.

[Yohanán / Juan: 10; 7] “Yeshua les dijo de nuevo: De cierto, de cierto les digo: Yo soy la puerta de las ovejas.”

¿Qué es lo que buscamos cuando entramos a la casa? Para encontrar la respuesta a eso, tenemos que ver la palabra “Amor”.

   El pensamiento griego es principalmente filosófico y abstracto. En español, la palabra “corazón” está conectada al “amor” pero no sabemos realmente por qué. El corazón es el órgano que bombea la sangre a través del cuerpo; no tiene conexión real al amor. Pero cuando usted ve el “Paleo Hebreo” de lo que es la palabra “corazón” y como era originalmente interpretada, usted puede ver fácilmente como está conectada con amar.

En el “Hebreo pictográfico antiguo”, la palabra hebrea para corazón es “leb”  y se deletrea: Lamed “ל” y Bet “ב”. En los jeroglíficos hebreos, la letra “Lamed” era el bastón del pastor que era usado para guiar a las ovejas. Su propósito original era dar instrucciones, se convirtió en la principal letra simbólica de toda la Torá, la cual es la palabra Hebrea para “instrucciones” “Bet” era el diagrama de una casa o una tienda de campaña y así también el comienzo de la palabra Hebrea para “casa”. Cuando usted une estas dos palabras, “corazón” significa “guardar o seguir las instrucciones de la casa”. Cuando descubrimos que dice: [Yohanán Alef / 1 Juan: 5; 3] “porque en esto consiste el amor a YHVH: que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.”, es fácil comprender como el “corazón” está conectado con la definición de “amor”. Es también fácil ver como el Rey David llegó a ser un hombre conforme al corazón de YHVH, porque él amaba y meditaba en su Torá [instrucciones] de día y de noche.

     Cuando amamos a una persona, necesitamos amarla de la forma que ella quiere ser amada y no de la forma que yo quiero amarla. “Amar” es una palabra que denota acción. Pero no es cualquier acción, “corazón” es definido como “seguir la Torá [las instrucciones] de la Casa”, específicamente la “Casa de YHVH”. El Hebreo es un lenguaje concreto con ideas tangibles y reales. Cuando ya todo se ha dicho y hecho, servir a YHVH significa físicamente “abrir la puerta [Yeshua], ver con atención dentro de las instrucciones de su Casa [su Palabra], y hacerlas”. Amar a nuestras esposas es amar YHVH guardando su “Torá” (sus instrucciones) y amarlas de la forma que ellas desean ser amadas. Amar a YHVH es seguir las instrucciones de su Casa con nuestro corazón a través de la fe en Yeshua.

¿Cuándo fue la última vez que usted plantó una semilla de amor en su esposa, su esposo, su hermano[a] o en un amigo[a] y que los hizo sentir amados? Tenemos que hacer todo lo posible por plantar semillas de amor en su campo. Sirvámosles de una manera que pueda sentir nuestro amor.

UNA NUBE OSCURA SOBRE MÍ

  Antes de continuar, me gustaría agregar otro significado a esta palabra “servir” y que uno solamente puede vislumbrar del Hebreo. “Abad” es una palabra de tres letras que se deriva de la palabra de dos letras “Ab” y que se deletrea: Ayin “ע”, Bet “ב” “Ab” significa: “una nube densa y oscura” y también significa “cobertura”. Poniendo toda esta información junta desde el punto de vista Hebreo es verdaderamente increíble.

Cuándo usted estaba labrando, plantando o quitando la mala hierba de la tierra 4.000 años atrás ¿adónde iba a recoger el agua? ¿Acaso solo abría la llave? ¿En que confiaba? ¡En la lluvia! ¿Y de dónde venía la lluvia? ¡De las nubes densas y oscuras!, YHVH prometió que si los Israelitas le servían fielmente, Él les proveería la lluvia y los “cubriría” con su “Presencia”. Una vez que usted lea el siguiente verso, lo comprenderá de una manera clara:

[Shemot / Éxodo: 19; 9] “Luego dijo YHVH a Moshe: He aquí que yo vendré a ti en una densa nube, a fin de que el pueblo escuche mientras yo hablo contigo y también te crean para siempre. Entonces Moshe declaró ante YHVH la respuesta del pueblo.”

En este verso, la palabra “densa” es actualmente la palabra Hebrea “Ab” “YHVH viene en una nube densa [oscura] y saturada de lluvia”. En nuestra forma de pensar occidental, no queremos que YHVH venga en “una nube oscura”, queremos que venga en “una nube blanca”. Pero un siervo trabajando en el campo quiere ver una nube densa y oscura, que venga con lluvia. Estas nubes no significan un problema; significan que YHVH viene. Puede ser en una forma de “prueba o de tribulación, pero es allí donde se le puede encontrar a Él. Por esto es que nosotros debemos tener sumo gozo el hallarnos en diversas pruebas, porque es la lluvia la que trae el crecimiento “coincidentemente” la palabra Hebrea para agua es “mayim”, la palabra para “cielos” es “Shemayim” y la palabra “Shem” significa “nombre”. De manera que “cielos” significa “nombre agua” o más apropiadamente “el agua que viene del nombre”.

Veamos algunos versos que nos ayudarán a tener más clara esta idea:

[Shemot / Éxodo: 16; 10] “Sucedió que mientras Aarón hablaba a toda la congregación de los hijos de Israel, voltearon hacia el desierto, y he aquí que la gloria de YHVH apareció en una nube.”

[Shemot / Éxodo: 24; 16] “y la gloria de YHVH se posó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día YHVH llamó a Moshe desde adentro de la nube.”

[Vayikrá / Levítico: 16; 13] “y pondrá el incienso sobre el fuego delante de YHVH para que la nube del incienso cubra al propiciatorio que está sobre el arca del testimonio, para que no muera.”

    Una nube guió a los Israelitas en su caminar y YHVH se mostró a sí mismo en una nube en el propiciatorio. Para poner énfasis en este punto, vea como Él mostró su promesa de no inundar la tierra otra vez. Él puso un arcoíris en las nubes ¿Alguna vez se ha puesto a pensar porque el escogió usar una nube para guiar a su pueblo a través del desierto? Es porque casi nunca llueve en el desierto su “nube” o “presencia” era su cobertura y la promesa de su sustento, siempre y cuando lo siguieran a Él y permanecieran bajo la nube de su gloria, ellos no tendrían necesidad de nada. Él estaba de una manera práctica, diciéndoles a ellos que Él estaba en las nubes. Él es el que trae la lluvia, Él es en el que debían de confiar. Cuando la gloria llenó el tabernáculo, la nube era tan densa que ni siquiera podían ver. ¿Alguna vez ha estado en un lugar donde casi no puede ver por lo oscuro? Esforcémonos, YHVH está a punto de mandar la lluvia de su “sanidad” si nos quedamos bajo la nube. En el mundo físico no nos gusta estar bajo la lluvia. Pero en el mundo espiritual, estar en el medio de su “voluntad” y bajo su “cobertura” lo es todo.

¿COMO PUEDO SERVIR A YHVH?

    Antes de concluir este estudio, veamos a través de las Sagradas Escrituras si podemos descubrir algunas de las cosas que están relacionadas con el concepto de “servir” o “labrar” para YHVH.

[Shmuel Alef / 1 Samuel: 12; 20] “Entonces Shmuel dijo al pueblo: No tengan miedo. Ustedes han cometido todo este mal. Sin embargo, no se aparten de ir en pos de YHVH, sino adoren a YHVH con todo su corazón.”

Aquí vemos que nosotros debemos “labrar” o “trabajar” el suelo con todo nuestro corazón, no debemos de hacerlo de una manera descuidada. Debemos de entregarlo todo, Él solamente manda la lluvia para aquellos que abandonan sus redes y lo siguen. Si usted todavía está sosteniendo su red, usted no verá lluvia. 

[Tehilim / Salmos: 2; 11] “Sirvan a YHVH con temor, y tómense de Él con temblor.”

No solamente debemos estar dispuestos a servirle a Él con todo nuestro corazón; sino que debemos servirle a Él con temor reverente. Nosotros sabemos que el Maestro es bueno pero también sabemos que Él vendrá a juzgarnos dependiendo de cuán bien trabajamos en sus campos. ¿Qué hicimos con los talentos que Él nos dio?

[Tehilim / Salmos: 100; 2] “Sirvan a YHVH con regocijo; vengan ante su presencia con cántico.”

Aquí vemos que tenemos que cantar mientras trabajamos, no se supone que estemos quejándonos como los Israelitas que se quedaron en el desierto. Estemos dispuestos a estar gozosos y alegres, labrando el suelo y esperando en Él por fe para que se manifieste y envíe la lluvia.

[Yeshayahu / Isaías: 43; 23] “No me trajiste los corderos de tus holocaustos, ni me honraste con tus sacrificios. No te abrumé exigiendo ofrendas, ni te cansé exigiendo incienso.”

YHVH nos dice que parte de la definición de servirle a Él es presentarle una ofrenda, cuándo no presentamos una ofrenda, estamos demostrando que nosotros mismos somos la fuente de nuestro sustento. Cuando le damos a YHVH los primeros frutos de nuestra provisión, estamos literalmente agradeciéndole a Él por la lluvia. Él no solamente le está pidiendo que labre sus campos, sino que también le está permitiendo ser parte del fruto de su trabajo. La única cosa que Él pide es que lo reconozcamos a través de nuestros diezmos y ofrendas.

En esta misma línea leamos:

[Matitiyahu / Mateo: 6; 24] “Ninguno puede servir a dos amos, porque odiará a uno y amará al otro, o favorecerá a uno y despreciará al otro. No pueden ustedes servir a Elohei y a las riquezas.”

Esta escritura le da un concepto nuevo a “servir”. Usted no puede labrar la tierra para YHVH y para el dinero. O trabajamos exclusivamente en el campo devotamente para el Maestro y Rey confiando totalmente en su provisión, o trabajamos para nosotros mismos, confiando en nuestra propia provisión y en el todopoderoso dinero. O permanecemos “cubiertos” bajo su nube densa y oscura labrando el campo para Él, o estamos descubiertos y expuestos labrando nuestro propio jardín fuera de su provisión. Con frecuencia YHVH nos da una cierta provisión que es de Él; desafortunadamente, a veces pensamos que no es suficiente y buscamos otro jardín fuera de su voluntad y terminamos sirviendo a “dos dioses” sin ni siquiera darnos cuenta, “manteniendo las apariencias”. Ya sea que YHVH lo haya bendecido con mucha riqueza o poca, si estamos haciendo exactamente lo que Él quiere que hagamos, siempre será suficiente.

Leamos ahora:

[Romiim / Romanos: 1; 9] “porque Elohim, a quien sirvo en el Espíritu en el Evangelio de su Hijo, me es testigo de que incesantemente y en todo tiempo los menciono en mis oraciones.”  

Este verso es muy interesante.

¿Qué cree usted que significa “servir en el Espíritu”?

Si regresamos al concepto agrícola de “servir”, podemos ver fácilmente lo que Shaúl está diciendo. “Servir en el espíritu” es “labrar, cultivar, trabajar y adorar” en el espíritu. No es todo acerca de hacerlo físicamente para servir a YHVH; también tenemos que trabajar en el espíritu. ¿Cómo logramos eso? En la última parte de este verso, Shaúl nos dice que una de las formas es a través de la oración. La oración mueve el terreno en el espíritu y acelera las cosas. Es del espíritu, a través de la fe, que traemos esas cosas que no están en el mundo terrenal como si ya estuvieran aquí. Las montañas son movidas en el espíritu. Esos que trabajan mucho en el espíritu, reciben mucho en el mundo espiritual y natural. Esos que trabajan solamente en lo natural reciben solamente en lo natural.

Leamos:

[Romiim / Romanos: 7; 25] “Gracias doy a Elohim por medio de nuestro Adón Yeshua Ha Mashíaj,  porque ahora yo en mi mente soy siervo de la Torá de Elohim, aunque en mi carne sea siervo de la ley del pecado.”

        Este pasaje termina una batalla en este capítulo porque Shaúl dice que el realmente quiere guardar la Torá, la “ley de Elohim”, pero que el encuentra otra ley que lo empuja al pecado. En lo que se relaciona a nuestro tema, Shaúl dice que su deseo es “labrar y trabajar” dentro de la “ley de Elohim” porque se manifestará en su vida como justicia. Pero mientras su deseo es el de trabajar en los campos de YHVH, él se encuentra a si mismo trabajando para los campos del pecado. ¿Podemos nosotros identificarnos con la batalla de Shaúl?

La raíz de la palabra hebrea “Torá” viene de la palabra hebrea “yará” que significa: “lanzar una flecha, fluir como agua, señalar o destacar algo con el dedo”. Puede representar una lluvia fuerte que rasga la tierra que se deja de sembrar para que descanse. Eso es lo que hace la Torá de YHVH. Cuando trabajamos en ella y aprendemos a moverla una y otra vez para sacar las pequeñas piezas de oro, rasga la tierra de nuestras vidas, sacando a la luz el pecado y trayendo un crecimiento sobrenatural.

Leamos:

[Yohanán / Juan: 12; 26] “Si alguno me sirve, sígame, y donde yo esté, también allí estará mi servidor. El Padre honrará al que me sirva.”

Por último, tenemos a Yeshua diciendo que una persona puede seguirlo a Él si esa persona se toma el tiempo de ayudarlo a Él a cuidar sus campos a la manera de Él. Seguir a Yeshua puede a veces parecer una idea incorrecta, pero cuando la ponemos de nuevo en el contexto Hebreo original, hay acciones concretas y reales. Seguir a Yeshua no significa simplemente creer en Él. Seguirlo a Él significa que nosotros escogemos estar ocupados trabajando en los campos que Él tiene preparados para nosotros. No hay una copia en el trabajo de la tierra, es un trabajo fuerte, pesado y se necesitan personas para lograr una cosecha exitosa.

          Al final, “servir” a YHVH, conlleva a trabajar en sus campos con todo nuestro corazón, en reverencia y temor, con alegría y acción de gracias. Significa traer ofrendas, oraciones y súplicas, trabajando en su Palabra. Cuándo labramos totalmente el campo de YHVH con todo nuestro corazón, mente, alma y fuerzas, entonces finalmente estamos adorándolo a Él en Espíritu y Verdad. Debemos buscar hacer crecer nuestro hombre espiritual trabajando en el espíritu al mismo tiempo que trabajamos para su Reino. El concepto hebreo de “servir” trae algo totalmente nuevo a la expresión “Escudriñando la Palabra de YHVH”. Cuando usted “escudriña” [examina / investiga], usted está “sirviendo”. ¿Escudriña [examina / investiga] usted la Palabra de YHVH?  

Podemos concluir al igual que [Yehoshua / Josué: 24; 15] “Pero si les parece mal servir a YHVH, escojan hoy a quién servirán: si a los dioses a los cuales rindieron culto sus padres al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitan. Pero yo y mi familia serviremos a YHVH Elohim.”

 “LA VERDAD ESTÁ DISPONIBLE SÓLO PARA AQUELLOS QUE TIENEN EL VALOR DE CUESTIONARSE TODO LO QUE SE LES HA ENSEÑADO”

 Roeh Yohanán Ben Dutel © Octubre 2017

 

Anuncios

Me encantaría oír lo que piensa sobre este tema. Razones bíblicas (No permitimos ofensas)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s